UNA BUENA NUTRICIÓN ES CLAVE PARA EL CONTROL DE LAS ENFERMEDADES CRÓNICAS, LA MALNUTRICIÓN Y LAS CAPACIDADES FUNCIONALES DE LAS PERSONAS MAYORES

Las personas mayores tienen más riesgo de malnutrición debido no solo a los cambios fisiológicos ligados a la edad sino también por las circunstancias socioeconómicas que rodean a este colectivo. Los mayores reducen sus necesidades de energía, pero sin embargo aumentan sus requerimientos de algunos minerales como el calcio, magnesio, zinc, y vitaminas como la D, C y B6, y posiblemente las de vitamina B12 y fólico.

La alimentación de las personas mayores es posible que  requiera del uso de suplementación con nutrientes concretos, debido no solo a sus necesidades aumentadas, sino a otras circunstancias como la presencia de enfermedades crónicas o a la polimedicación que suele ser habitual en personas mayores. Así, no deben faltar los alimentos ricos en nutrientes como las frutas, hortalizas, lácteos desnatados, pescados, huevos y carnes muy magras, además de cantidades adecuadas de pan, pasta, arroz y legumbres, sin olvidar la necesaria ingesta diaria de agua.

El mantenimiento de la actividad física y de la autonomía también son claves para las personas de edad avanzada, pues mejora su estado anímico, ayudan a la ingesta regular de alimentos y mejoran el estado de las masas ósea y muscular. Si viven solos, deben estar suficientemente supervisados para asegurar que toman suficiente cantidad y variedad de alimentos, y si conviven con la familia, su alimentación debe ser adaptada a sus necesidades en cantidad, presentación y calidad. 

Desde la Asociación “5 al día” queremos ayudaros en el manejo de la alimentación de las personas mayores, para que sea apetecible y saludable. Aqui encontrareis consejos prácticos que harán más fácil cubrir las necesidades nutricionales de las personas mayores.

Consejos claves para una alimentación saludable en personas mayores.

• Asegurar una alimentación variada con al menos una buena fuente de proteínas diaria a partir de pescados, huevos, carnes muy magras o quesos frescos bajos en grasa.

• Tomar a diario derivados integrales de los cereales (pan, pasta), legumbres, frutos secos, y al menos 5 raciones entre frutas y hortalizas.

• Condimentar los platos con hierbas aromáticas, especias sin sal, y aceite de oliva virgen extra para mejorar su aceptación  y palatabilidad.

• Cocinar platos de la gastronomía popular que resulten apetitosos, variados y que se ajusten a las preferencia personales y opciones culturales y religiosas.

• Adaptar las textura en casos de problemas de masticación y sequedad de boca, a partir de alimentos chafados, blandos y húmedos y en último caso, triturados o texturizados. 

• Ofrecer agua durante las comidas y entre horas, modificando su textura con gelatinas u otras sustancias en  casos de dificultades al tragar líquidos. Ampliar la oferta de bebidas a caldos, infusiones y otras bebidas aromatizadas, sin azúcar o grasas.

• Adaptar la toma de alimentos a la medicación habitual para el control de factores de riesgo y enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, etc. 

• Facilitar la actividad física al aire libre adecuada a su capacidad funcional y en la que se asegure una exposición diaria y segura al sol.

• Si no puede asegurarse la cobertura de energía y nutrientes con los alimentos, valorar con un profesional sanitario la necesidad de usar un suplemento nutricional. 

Fuentes naturales de nutrientes clave para las personas mayores

• Calcio: lácteos bajos en grasas, legumbres, frutos secos, pescados, verduras, etc.

• Fibra: frutas, hortalizas, legumbres, derivados de los cereales, frutos secos, etc.

• Proteínas de alta calidad: pescados, huevos, carnes magras, lácteo, legumbres, etc.

• Zinc: frutos secos, legumbres, carnes, pescados, etc.

• Vitamina D: lácteos enriquecidos, pescados azules, setas, exposición solar,

• Magnesio: verduras de hojas verdes, frutos secos, quesos frescos, pescados, cereales integrales, etc.

• Vitamina B6: pescados, frutos secos, carnes magras, frutas, verduras, etc.

• Vitamina B12: huevos, carnes magras, pescados y lácteos bajos en grasa.

• Ácido fólico: hortalizas, frutas, legumbres, frutos secos, etc.

• Vitamina C: frutas y hortalizas.

Newsletter

Darse alta y baja en el Newsletter

Al enviar este formulario, acepta que Asociación5alDia, con CIF Nº G43612597, como Responsable del Tratamiento utilice su dirección de correo electrónico, para la única finalidad de poder informarle y remitirle nuestra newsletter, siendo su consentimiento expreso la base legitimadora del tratamiento, pudiendo cancelar la suscripción en cualquier momento por medio del enlace que figura en los correos que reciba. Le informamos que tiene derecho de reclamación ante la autoridad de control www.aepd.es y que puede ejercer ante el Responsable, los derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, así como el derecho de limitación del tratamiento y el derecho a la portabilidad de sus datos, acreditando su identidad (mediante copia de DNI o equivalente) en la siguiente dirección: Asociación5alDía, Mercamadrid. Avda. Villa de Vallecas, esq. Calle 52. Parcela J4 (28053) Madrid, España, o al siguiente email info@5aldia.com. Más información en nuestra Política de Privacidad.