Miércoles 24 de Septiembre de 2014
     
idiomas
 
Búsqueda en los contenidos de la web

 

5 al día: Asociación para la Promoción del Consumo de Frutas y Hortalizas 

Frutas

Frutas de semillas

 

Manzana

Malus domestica
 
Fruto del manzano, árbol de la familia de las Rosáceas. La piel puede ser de color verde, amarilla o rojiza, y la pulpa, harinosa o crujiente, presenta un sabor que varía entre el ácido y el dulce. Contiene en su interior varias semillas de color marrón oscuro.
 
El manzano es oriundo de Europa y Asia, y ya se cultivaba en el Cáucaso hace seis mil años. Sin duda, la manzana es anterior a los tiempos neolíticos e incluso al mismo paleolítico. Sin embargo, este fruto, agrio en su inicio, se perfeccionó con la cultura grecorromana, en los tiempos de Julio César. En Roma, se la denominaba manzana, que deriva de ´manzana´, nombre latino de un injertista y gastrónomo de nombre Matios o Mato, amigo de Julio César. En la Edad Media, era una fruta muy apreciada y extendida que se podía adquirir a bajo precio. En el siglo XVI, los españoles implantaron el manzano en toda América latina. El siglo XIX representa una época de grandes esfuerzos para la mejora del manzano. Actualmente, se han creado centros de investigación hortícola para producir nuevas variedades mejoradas a partir de los cultivos tradicionales.

La manzana aporta hidratos de carbono fundamentalmente en forma de mono y disacáridos como fructosa, glucosa y sacarosa, y contiene cantidades apreciables de fibra, sobre todo pectinas, que contribuyen a regular los niveles de colesterol que absorbe el organismo y que pasan a la sangre. El resto de fibras que contiene la manzana contribuyen a regular el tránsito intestinal.

 
Las manzanas son una importante fuente de flavonoides diversos como los flavonoles y catequinas. Entre los primeros, el más abundante en esta fruta es la quercetina, aunque también presenta cantidades menores de kaempferol e isorhametina. Las catequinas difieren ligeramente en su estructura química de otros flavonoides pero comparten con ellos sus propiedades antioxidantes. Por último, las manzanas aportan cantidades importantes de procianidinas, compuestos con una potente actividad antioxidante

En su composición presentan ácidos orgánicos como el cafeico, p-cumárico, clorogénico, ferúlico, cítrico y málico.

Contienen también dihidroxichalconas (como la floretina que está presente en su forma glucosídica denominada floridzina), un tipo de flavonoides que se encuentran exclusivamente en las manzanas y sus derivados. Se localizan fundamentalmente en la piel de estas frutas (80-420 mg/kg en las manzanas Reineta), aunque también en la pulpa (16-20 mg/kg en este mismo tipo); si bien la concentración de estas sustancias depende de la variedad de manzana de que se trate. En cuanto a los efectos biológicos de la floretina, aunque algunos autores han atribuido a esta sustancia propiedades antidiabéticas, no existen pruebas científicas en humanos que sustenten dicha hipótesis.

 
En el zumo de manzana se ha encontrado una reducción en los niveles de algunos fitonutrientes de hasta un 50%, como es el caso del ácido clorogénico; o de un 3% aproximadamente en el caso de las catequinas. A pesar de que el zumo de manzana conserva algunos de los compuestos con actividad antioxidante, parece claro que el procesado de la fruta para convertirla en zumo disminuye considerablemente la bioactividad de los fitonutrientes. Ello, unido a una menor capacidad saciante de los zumos de fruta frente a la de la fruta entera, hace que sea más recomendable consumir la manzana (al igual que las otras frutas) en su forma entera.
 
Referencias bibliográficas:

Bandoniene D, Murkovic M (2002). On-line HPLC-DPPH screening method for evaluation of radical scavering phenols extracted from apples (Malus domestica L.)J. Food. Chem. 50(9): 2482-2487.

EFSA Panel on Dietetic Products, Nutrition and Allergies (NDA); Scientific Opinion on the substantiation of health claims related to pectins and reduction of post-prandial glycaemic responses (ID 786), maintenance of normal blood cholesterol concentrations (ID 818) and increase in satiety leading to a reduction in energy intake (ID 4692) pursuant to Article 13(1) of Regulation (EC) No 1924/2006. EFSA Journal 2010;8(10):1747.

Filak FH (2002). Effectiveness of natural pectin-containing fruit pastes in patients with chronic enteritis. Lik. Sprava.(5-6):87-89.

 
González M, Rivas C, Caride B, Lamas MA, Taboada MC (1998). Effects of orange and apple pectin on cholesterol concentration in serum, liver, and faeces. J. Physiol. Biochem. 54/2):99-104.  

Hammerstone JF, Lazarus SA, Schmitz HH (2000). Procyanidin content and variation in some commonly consumed foods. J. Nutr. 130:2086S-2029S.

Skog LJ, Chu CL. (2003). Apples. En: Benjamin Caballero, Editor(s)-in-Chief, Encyclopedia of Food Sciences and Nutrition, Academic Press, Oxford. P: 290-294.

Van der Sluis AA, Dekker M, Skrede G, Jongen WM (2002). Activity and concentration of polyphenolic antioxidants in apple juice. 1. Effect of existing production methods. J. Agric. Food. Chem. 50(25):7211-7219.

 
 
Ingestas Recomendadas: Recomendaciones de energía y nutrientes para mujeres y hombres de entre 20 a 39 años.

Fuentes:

  • Cuervo M, Abete I, Baladia E, Corbalán M, Manera M, Basulto J, Martínez A, Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD). Ingestas dietéticas de referencia para la población española. Navarra: Ediciones Universidad de Navarra, S.A (EUNSA); 2010
  • Farran A, Zamora R, Cervera P. Tablas de composición de alimentos. CESNID. Centre d'Ensenyament Superior de Nutrició i Dietètica (CESNID). Madrid: McGraw hill Interamericana; 2003
 

Multimedia

Video Campaña Mango SAT Nº 2803 TROPS 2013